La desmaterialización de la obra y los derechos de autor

Siempre que se habla de los derechos de autor, recuerdo un libro que leí hace años, en el que se hablaba de la progresiva  desmaterialización de la obra de arte, debido al avance de las nuevas tecnologías; el autor es  Marchán Fiz1,  su preocupación por los lenguajes artísticos lo lleva a mostrar una particular situación cultural, artística y política en el ámbito artístico internacional. Entre las posiciones extremas de los que están a favor de la información positivista, y los que se encuentran en el lado opuesto, con una obsesión por los fenómenos y el retorno a las obras mismas. Incluso ahonda en el tena del gusto.” Por otro lado el escritor y docente argentino Diego Levis2 dice a este respecto que «las herramientas por sí mismas no representan un estímulo para la creatividad personal, pues la capacidad artística depende de factores más profundos que la mera disposición de medios tecnológicos». En definitiva son una herramienta, diferente pero herramienta al fin.

En el caso de Internet específicamente en Brasil la Ministra de cultura opina sobre la problemática que generan las descargas libres mostrándose  a favor de regularizar derechos de autor en internet y defendiendo esta regulación dotándolos de unas garantías jurídicas a semejanza de lo que han hecho otros países, como España, con la llamada Ley Sinde,  lo que termina en polémica

De Hollande3  expresa su  preocupación diciendo’: “El tema está siendo polémico en el mundo entero, no solo en mi país”, explicó la ministra, que se mostró preocupada por cómo “se está discutiendo cómo divulgar la cultura a través de internet. Y es que son muchas las industrias involucradas: “eso vale para la literatura, la música, el cine, todo”, indicó, al hacer énfasis en el cine”. 

Creo que el concepto tradicional de autoría hoy en día se encuentra desactualizado debido a la situación en la que está inmersa la diversificación de la obra artística y la complejización de los medios de producción y divulgación actuales. El soporte de la obra dejó de ser una tela y la reproductibilidad de la misma hace que sea  casi imposible un control preciso de la obra. Esta transformación de la divulgación de la obra hace necesario rever los conceptos sobre los cuales se asientan las bases  de la autoría.

La evolución nos promete la complejidad y la infinita interrelación de ideas, conceptos y haceres diversos que se entrelazan en la urdimbre que es la cultura posmoderna.

Hoy nos preguntamos ¿qué es una copia? y ¿qué es un original? Eso me hace recordar un hecho que me resulta curioso sobre los descubrimientos que realizó sobre los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas el científico Santiago Ramón y Cajal los cuales son significativamente parecidos a algunos cuadros producidos por el expresionismo abstracto, esto hace preguntarme si al ser nosotros mismos productos de la naturaleza, nos condiciona a relacionarnos con ella de manera intrínseca, y, en cierta medida realizar producciones que lleven un rasgo común, aunque el mismo sea inconsciente.

El hombre evoluciona y va cambiando, la obra artística como hecho creado por este, ( posee las mismas características), más, las nuevas tecnologías, las cuales se transforman en una herramienta muy eficaz; resultan en una conjunción que nos lleva a considerar la necesidad de una análisis exhaustivo de todos los condicionamientos a los que está expuesta la obra   

Quizás lo que nos está indicándola problemática sobre los derechos de autoría es como se señala en: “Qué es un autor: la (de) construcción histórica del concepto de autoría”4.”Lo  que nos permite ver esta breve introducción es que, por un lado, las sociedades no cambian porque las leyes cambian, sino que, al contrario, las leyes cambian porque las sociedades cambian.”Es que lo que ocurre en la sociedad está en un punto de inflexión  donde oscila entre la individualidad y la colectividad en un proceso de cambio que tal vez  ya ha tomado un rumbo cierto y somos los integrantes de la misma los que todavía “no lo sabemos.”O los hechos sociales no se centran o suceden en un sentido maniqueista puramente   Tal vez el concepto más exacto al respecto sea el que enuncia:  “ En definitiva, si las nociones no son estables (y esto es lo que intentamos demostrar), no importa tanto la letra fija de la ley o que desde 1886 el Convenio de Berna diga tal o cual cosa, sino la vigencia cultural de los conceptos, el impacto de estos en las prácticas sociales y el contexto que debe interpretarlos en la actualidad.”4

Bibliografía

1-Marchán Fiz, Simón(1986) “Del arte objetual al arte de concepto”. Ediciones AKAL, 1986

2-Diego Levis(2001) en http://es.wikipedia.org/wiki/Arte_digital, 2013

3-http://www.informador.com.mx/tecnologia/2012/370724/6/brasil-a-favor-de-regularizar-derechos-de-autor-en-internet.htm, 2012

4-Scann. (2013) Qué es un autor: la (de)construcción histórica del concepto de autoría. http://www.articaonline.com/2013/09/que-es-un-autor-la-deconstruccion-historica-del-concepto-de-autoria-encirc13/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s